El Blog the Bike
El Blog the Bike
07 Mayo
2015

¿PULSO ALTO?

CICLISMO

Las pulsaciones en el ciclismo son muy importantes pero tampoco hay que obsesionarse con ellas. Desde Bike Experience Tenerife queremos aclarar algunos aspectos importantes sobre este tema tan importante para los ciclistas.

Hay muchas veces que el ciclista presta mucha atención a las pulsaciones que lleva mientras pedalea, hay que aclarar que lo más importante es fijarse en la rueda del compañero que pedalea contigo o grupo de ciclistas que está entrenando al mismo tiempo contigo. Hay que echar ojo al pulsómetro pero nunca perder todo el entreno en estar continuamente mirándolo, ya que lo más importante es nuestra integridad física.

Igualmente, nos obsesionamos si no llevamos las mismas pulsaciones que nuestros compañeros de fatiga y eso no debe ser motivo de alarma. Lo que queremos aclarar con estos seis puntos es por qué llevas las pulsaciones altas y mejorarlo a raíz de estas explicaciones y no de otra manera.

 

  1. ES MÁS IMPORTANTE EL PORCENTAJE QUE LAS PULSACIONES.

Hay que tener en cuenta que lo que interesa es controlar el porcentaje al que vas trabajando sobre la frecuencia cardiaca máxima y no las pulsaciones en sí. Es decir, si tienes 200 pulsaciones y tu compañero 175, si vais al 70% de la frecuencia cardiaca máxima, quiere decir que en tu caso llevarías 140 pulsaciones y el otro 122 pulsaciones. Lo que es lo mismo, la diferencia es de 18 pulsaciones pero estáis trabajando ambos en los mismos baremos de manera aceptable.

  1. SUFRIR ALGÚN PROBLEMA DE SALUD PUNTUAL.

Si estás acostumbrado a pedalear con tu compañero de fatigas y ese día estás con las pulsaciones por las nubes, no hay que alarmarse, simplemente se puede estar incubando algún proceso infeccioso o gripal, por eso llevas el organismo alterado. Tranquilo, ya volverá a recuperarse.

  1. FALTA DE RECUPERACIÓN.

Si ese día después del entreno no desciende el pulso a unos baremos normales, probablemente no hayas descansado ni recuperado como se debe, por lo que debes parar un poco y recuperarte.

  1. LOS PARONES SON PARTE DEL ENTRENAMIENTO.

Si ves que pasan los días y tus pulsaciones no llegan a esos baremos óptimos, probablemente el parón sea la solución perfecta. Descansar un tiempo prudencial y empezar a recuperar la forma con otros métodos de entrenamientos que mejoren nuestra frecuencia cardiaca.

  1. ORGANISMO AGOTADO.

Normalmente al final de los entrenamientos llegarás con las pulsaciones altas, si no bajan como debiera se debe al cansancio orgánico, tranquilo, con el paso de las semanas se irá controlando.

  1. MI AMIGO EL LÍQUIDO.

Si entrenamos con altas temperaturas y no nos hidratamos de manera óptima, lo que estamos haciendo es perder ese plasma que el cuerpo necesita, por lo que nuestro pulso se mantendrá alto ya que la sangre se espesa. Generalmente esto ocurre cuando no estamos bien entrenados.

 

5160 visitas