El Blog the Bike
El Blog the Bike
03 Junio
2015

CICLISMO Y MENTE (2/2)

CICLISMO

Siguiendo con la línea que trazábamos la semana pasada donde hablábamos de la importancia de la mente humana a la hora de realizar la práctica ciclista, hoy queremos seguir hablando en esta segunda parte del papel psicológico y la mala influencia de la negatividad cuando nos subimos a una bicicleta.

Ayuda psicológica deportiva

Hay que tener claro que para rendir a un alto nivel, la función y ayuda psicológica es importante, y para ello, se antoja necesario contar con un psicólogo deportivo que nos pueda ayudar en nuestra andadura. De cada trabajo específico y de cómo afrontarlo depende muy mucho de cada ciclista. ¿Cómo se lleva a cabo? En primer lugar, hay  que dejar claro que objetivos tiene cada ciclista para la temporada, para luego planificar los aspectos psicológicos en la participación de cada una de estas pruebas a superar. Igualmente, se debe trazar las estrategias necesarias para controlar los pensamientos negativos y positivos, que influyen para bueno y para lo malo de igual manera. De igual manera, se aplican técnicas para controlar el estrés y la ansiedad.

Stop a la negatividad y al exceso de positividad

Nuestro objetivo es controlar tanto los aspectos negativos como los, para ello hay que llevar a cabo el siguiente proceso:

1- Negativos: “No voy a poder subir este puerto”, “Voy a tener que retirarme”, “Soy incapaz de seguir el ritmo de los demás”, “No valgo para nada”. Positivos:Voy como una moto, a tope aunque quede mucho”, “Subo este puerto todo lo deprisa que pueda”.

2- Frenar al pensamiento: Utilizaremos las palabras “Stop”, “Para”, “Fuera” o alguna otra que sea significativa para nosotros. El objetivo es tratar que nos recuerde como superarlo y darnos cuenta en ese momento, incluso gritarlo es muy efectivo.

3- Auto- instruirse: Esta es la parte en la que hablamos con nosotros mismos y nos decimos de manera consciente lo que vamos a realizar a continuación, por ejemplo: “Seguimos como antes, a nuestro ritmo, no hay que obsesionarse con nada ni con nadie”, “Vamos a recuperar las pulsaciones normales y vamos a encontrar la comodidad”, “El objetivo se acerca, no vayas a tirarlo por la borda ahora.”.

4- Auto-refuerzo: Una vez superado los escollos que se nos han presentado, comenzamos a reconocernos lo bien que hemos actuado, por ejemplo: “Muy bien, sigue así”, “No va a haber nada que te pare, lo podemos gestionar todo”, “Enhorabuena campeón”.

3468 visitas