El Blog the Bike
El Blog the Bike
25 Marzo
2015

CONSEJOS PARA SUBIR UN PUERTO DE MONTAÑA

CICLISMO

Desde Bike Experience Tenerife queremos compartir con todos vosotros unos prácticos consejos para subir un puerto de montaña. Ya que aquí, en Tenerife, tenemos algunos muy duros, que todos los años forman parte de la preparación de los mejores ciclistas del mundo para sus entrenamientos de pre temporada. ¿Quieres saber cómo combatirlos? Échale un ojo a estos consejos:

  1. Haz los deberes y estudia el puerto: Independientemente de que se trate de un ascenso sencillo o un puerto de larga duración, hay que estudiar en profundidad varios aspectos de la escalada como su dificultad, inclinación y tiempo de duración, así obtendrás información muy valiosa para cuando llegue el momento de afrontarlo.

 

  1. Escoge bien tu caballo: La talla de la bicicleta, su peso y tu comodidad encima de ella son aspectos fundamentales para la consecución del reto de ascender ese puerto que tantas ganas tienes de culminar. Necesitarás una bicicleta ligera y resistente, que sea capaz de soportar todo tu peso sin problemas. De igual manera, es recomendable que tu bicicleta tenga un amplio abanico de marchas para que en todo momento te sea posible encontrar el ritmo óptimo en tu ascensión (un 21 es ideal).

 

  1. Tu pose importa: Este apartado es muy importante porque si no conseguimos la postura correcta subiremos el puerto muy mermados. Para evitar esos insufribles dolores de espalda y de cuello hay que colocar el sillín a una altura tal que tus piernas no lleguen a estirarse del todo cuando pedalees. Arquea un poco tu cuerpo y mantén los hombros y el cuello relajados para evitar contracturas y tirones en los músculos. También, hay que tener muy en cuenta que en las zonas donde el puerto se pone más duro la mejor manera de afrontarlo en de pie e impulsarse con la fuerza de todo el cuerpo.

 

  1. El ritmo: Lo más importante en una ascensión a un puerto duro es encontrar tu ritmo. Una vez lo consigas, el reto de llegar a la cima se acercará a ti. Encontrar la comodidad mientras lo subimos es muy importante para no sufrir física y psicológicamente. A parte de encontrarlo, también es muy importante mantenerlo, de no ser así se volverá a convertir en una presa difícil de alcanzar.

 

  1. Hidrátate: El tema de la hidratación es muy importante, hay que mantenerse hidratado en todo momento. Por eso, la importancia de llevar aguas y sales minerales. Escalar un puerto de montaña es una tarea dura, y sin duda necesitarás hidratarte, no sólo para reponer el agua perdida, sino también para combatir el calor. Hay que tener mucho cuidado de cómo se consumen estos líquidos, lo más aconsejable es tomar tragos cortos y continuados porque si damos tragos largos y llenamos el estómago bruscamente puede ser contraproducente.

 

  1. Aprende a tomar las curvas: La dificultad de las curvas en un ascenso de un puerto es mayúscula, para ellos, si no se tiene prisa en alcanzar el objetivo, es hacerlo por el exterior de las mismas. Se darán más pedaladas pero la inclinación a la que te enfrentarás será menor que si atraviesas la curva por el interior, lugar con extrema dificultad porque el peralte de la curva aumenta ostensiblemente la inclinación de la carretera.

 

  1. Nuestra amiga la lechuga: El calor a la hora de subir un puerto de montaña siempre es un enemigo para el ciclista, para ello es aconsejable colocar una o dos hojas de lechuga bajo tu casco o incluso en tus hombros y en el interior del maillot. Es muy efectivo, ya que ayuda a calmar los nervios, calmar las palpitaciones y ayuda profundamente a relajarnos, por lo que subirás el puerto de manera más calmada y fresquita.

 

  1. De ciclistas a periodistas: Una vez completemos el puerto de montaña nos encontraremos completamente sudados. Ahora comienza la bajada y para ello es muy efectivo sacar un periódico y colocártelo entre el pecho y el abdomen, así nos aislaremos del viento y del frío, haciendo del descenso un periplo mucho más cómodo y resguardado.

 

  1. Alimentación: Ascender un puerto de montaña es una tarea muy difícil de realizar por su dureza, por lo que la alimentación debe ser la más adecuada para conseguir el objetivo. Para ello, los días previos a la ascensión hay que realizar una dieta rica en hidratos de carbono, sin olvidar las proteínas y las verduras. De igual manera, alimentos como la pasta, el arroz o el plátano son muy efectivos.

 

 

4567 visitas